Primera parada: “Last Chance”

Junio 2007

“Señoras y Señores en breve aterrizaremos en el aeropuerto de Nueva Delhi. Son las cuatro de la mañana y la temperatura local es de 42 Cº”

¿Cómo?

¡Ahora sí que estaba despierta!

¿Podría ser verdad, 42 Cº a estas horas de la madrugada?

¡Claro que era verdad!

¿Qué esperaba? Estábamos en junio, el último mes antes de que empiece el monzón, cuando el calor sofocante está llegando a su culminación en el Norte de la India.

Una vez fuera del aeropuerto, la intensidad del calor casi me tumbó. Subí al Rickshaw que se me había asignado en el contador del aeropuerto para dirigirme a uno de los hoteles baratos recurridos por mochileros que me había recomendado un amigo. También me había dicho que era uno de los hoteles de bajo coste más decente del barrio de Pahar Ganj y que era un buen sitio para alojarse en Delhi.

Como la mayoría de los hoteles de la zona, la habitación no tenía ventanas y dentro hacía al menos el doble de calor que fuera. Tomé una ducha rápida rezando que el trozo de madera que se estaba desprendiendo del techo no me iba a caer en la cabeza. Pensé que una ducha iba a refrescarme, pero el agua que salía del grifo tenía la temperatura de un buen caldo casero. Me tumbé encima de la cama debajo del ventilador ruidoso y tambaleante, intentando no moverme. Esto tampoco sirvió de mucho y en cuestión de segundos estaba igual de empapada que antes.

Tenía pensado quedarme una noche en Delhi y tirar hacía Rishikesh el día siguiente y aprendí que en la India hay que ser flexible. Había intentado salir de mi habitación para explorar el bazar, pero abandoné la idea después de solo cinco minutos. Era una tortura estar allí fuera, era como alguien me estaba poniendo un secador industrial de aire caliente en plena cara y con cada paso tenía la sensación de encoger. Volví al Hotel a por mis cosas y subí al siguiente autobús de turistas rumbo Rishikesh.

¡Qué ganas de salir de Delhi y que ganas más aun de llegar a mi destino!

El trayecto duró unas ocho horas y no pegue ojo en toda la noche. Por un lado porque no sabía que la intensidad de los golpes producido por las carreteras en mal estado se triplicaba en la parte trasera del bus (que por cierto estaba compartiendo con una familia India y el hijo más pequeño durmió tranquilamente con medio cuerpecito encima mío) y por el otro porque estaba muy nerviosa. Baba me había llamado el día antes y le dije cuando el bus iba a llegar.

¿Vendría a buscarme?

¿En que guesthouse me iba a alojar?

¿Como los dos íbamos a reaccionar al vernos cara a cara?

Todo olía a aventura y al amanecer crucé el puente de Ramjuhla con mi pesada mochila. También en Rishikesh ya hacía calor a estas horas tempranas, pero comparado con Delhi era un verdadero placer.

Para mí, cruzar este puente antes de que salga el sol siempre es un momento mágico. No hay ruido de tráfico y la paz me invade mientras observo como unas pocas personas ya comienzan sus rituales matutinas en las orillas del Ganges, que fluye majestuosamente por debajo de mis pies.

Me dirigí hacía el Last Chance Café, el lugar dónde quedábamos casi siempre cuando había venido a Rishikish para participar en el Festival de Yoga. Sabía que también alquilaban habitaciones. Pase por la callejuela del bazar. Todas las tiendas aún estaban cerradas y hasta las vacas y los perros callejeros aun estaban durmiendo. En el Last Chance tampoco nadie estaba despierto, me daba cosa de despertar a alguien y de Baba ni rastro. Así que por fin me quité la mochila que apretaba mis hombros y me senté en el jardín. Después de un rato apareció Vijay, que es el encargado, seguido por el cocinero y al verme ambos sonrieron de oreja a oreja y su primera pregunta fue:

“Y dónde está Baba Ji?”

“Esto ya me gustaría saber a mi” contesté.

 Me instalé en una de las habitaciones, para llamarlo de alguna manera. Creo que ahora toca describir este lugar único llamado Last Chance Café: Hasta este momento no había visto la guesthouse por dentro, ya que siempre nos habíamos sentado en el jardín o en la cabaña de bambú, que es el café-restaurante.

Más o menos estas eran mis primeras observaciones:

En la entrada se encuentra un pequeño escritorio que sirve de recepción y un armario metálico oxidado. A la derecha se hay un dormitorio con ocho camas que parece salir de una película triste sobre un orfanato. A la derecha hay una sala con cuatro puertas que llevan a las habitaciones, que de hecho se parecen podrían pasar perfectamente por establos para ganado: Las paredes están hechas de madera contrachapada que no llegan ni al techo; este espacio está cubierto por una alambrera, es decir que se puede escuchar hasta un pedito de tu vecino que está durmiendo dos habitaciones más allá. Ah, y no nos olvidemos de la habitación “Deluxe” a la que llamamos “la suite de luna de miel”, simplemente porque es la única habitación del edificio que tiene paredes de verdad, pero que en estos momentos desafortunadamente ya estaba ocupada.

Los baños y lavabos están fuera y dan al visitante la oportunidad de conocer a la fauna local de cerca, ya que allí habitan salamanquesas, ranas e insectos de todos los colores y tamaños, siempre dependiendo de la época del año. Las instalaciones no están alicatadas y funcionan con el antiguo sistema indio, también conocido como “Cubo y jarra”, es decir, no hay ducha. Lo que se hace es llenar el cubo de agua y echarse el agua por encima mediante una jarra. Lavar pelos largos requiere algo de práctica. Si realmente hace falta, se puede pedir un cubo de agua caliente en la cocina. Los váteres, también son estilo Indio, es decir que no hay asientos y que tienes que acuclillarte y practicar la postura de yoga del cuervo. De hecho yo prefiero este tipo de WC ya que me parece mucho más higiénico, visto las circunstancias.

CIMG3309

Ya había pasado un punto de fatiga en el cual fue imposible dormirme. Así que dejé todo en mi establo de vacas para dar un paseo por las orillas del Ganges, que por cierto había cambiado mucho desde mi última visita en marzo. Sus aguas ya no estaban tranquilas como lo recordaba y su color turquesa, se habían convertido en un tono café con leche, probablemente causado por lluvia y nieve fundida de los Himalayas. Me senté en un banco de piedra y observé como un gran número de ofrendas entregadas a la Madre Ganga en forma de flores de todos los colores flotaban alegremente por las suaves olas, cuando de repente sonó mi móvil.

 “Hola?”

“Ahora tu donde?”

“Sentada en un banco cerca del puente.”

“Ok. Yo vengo.”

Cinco minutos más tardes apareció mi Baba acompañado por otro sadhu. El reencuentro fue bastante formal: Nos dimos la mano, pero mi corazón palpitaba con fuerza. El, como siempre, me parecía guapísimo!

Sonrió y dijo:

“Chelo Last Chance!” – “Vamos al Last Chance!”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s